Sintraemsdes trabaja por los trabajadores del sector en el país

Uno de los papeles fundamentales que cumple la organización sindical es la defensa del trabajador colombiano sin importar su origen y condiciones; la Junta Directiva Nacional de Sintraemsdes adelanta permanentemente acciones de acompañamiento y asesoría para que más trabajadores del sector puedan reivindicar sus derechos laborales ante la arremetida de las políticas de abuso laboral que cometen muchas empresas prestadoras bajo el amparo del gobierno nacional.

Mientras la administración de Iván Duque busca por todos los medios gravar la canasta básica de los colombianos con mayores impuestos, como el IVA a los servicios públicos que radico en su proyecto de reforma tributaria, la clase obrera ni siquiera tiene garantizados sus sueldos.

El caso de los trabajadores de Aguas de Tumaco en Nariño sobreviviendo durante meses sin el pago de sus salarios es un ejemplo de la situación que viven muchos trabajadores del sector de servicios públicos en cualquier lugar del país cuando no cuentan con el respaldo de una organización sindical.

Se trata de una comunidad de trabajadores sometidos al no pago de sus salarios y prestaciones sin la menor reacción de los entes de control, o laborando por décadas con contratos a término fijo por un año o menos, e incluso a destajo, que anhelan la estabilidad y los beneficios que les brindaría un convención colectiva de trabajo, como contempla la Constitución de los colombianos.

No puede ser que las empresas prestadoras cumplan con las comisiones de sus directivas y los rendimientos de los accionistas pero no con los salarios de sus operarios, todo bajo la mirada cómplice de alcaldes y entes como el Ministerio del Trabajo, la Personería, la Defensoría del Pueblo o la Procuraduría.

Se trata de una situación de abandono y explotación que se repite por todo el país cuando los intereses políticos se anteponen al bienestar del trabajador pero además del usuario mismo.

El origen del problema

En las últimas décadas la ciudad de Tumaco en Nariño, ha sido testigo de la creación de un sinnúmero de empresas prestadoras de servicios públicos de acueducto y aseo (ya que el alcantarillado no existe, luego no se cobra), creadas cada 4 años y liquidadas rápidamente una vez llegaba la nueva administración municipal con cada alcalde elegido.

Por allí pasaron empresas como Emponar, (1965 – 1990), Servitumaco (1991 – 1993), Corpotumaco (1994 – 1998), Aguas del Mira, Acuamira (1998 – 2010), AcuaAseo (2010 – 2017), Aguas de Tumaco (2017 – actualmente).

Por supuesto las consecuencias de ese fenómeno no podían pasar desapercibidas en materia de calidad del servicio y de las condiciones laborales de los trabajadores: suministro ocasional una o dos veces a la semana, mala calidad del agua, procesos de mejoramiento desechados, recursos desperdiciados, falta de continuidad en los procesos de capacitación del personal, inestabilidad, falta de compromiso de las administraciones, etc., etc.

Con el fin de solucionar esa problemática, el Consejo Municipal aprobó durante la administración municipal anterior, que se nombrara un gerente de la empresa por tres años de manera que su gestión fuera independiente del ciclo electoral y los cambios de administración municipal.

Fue así como nombraron a Mery Ruth Arizala, gerente de la empresa en el año 2019 por un periodo de tres (3) años hasta el 2022. Lamentablemente con la llegada de la nueva alcaldesa municipal, Emilse Angulo, surgieron dificultades pues no parece compartir el propósito de mejorar el sistema.

Aguas de Tumaco ha sido afectada por diferentes decisiones de la señora Angulo como la suspensión del traslado de los recursos otorgados por el sistema General de Participación para Agua Potable y Saneamiento Básico que permiten la prestación del servicio a toda la población en época de pandemia. Con ello toda la operación de Aguas de Tumaco se vio alterada hasta retrasar pagos de obligaciones con proveedores de insumos para el tratamiento del agua así como el no pago de salarios y subsidios a los trabajadores durante los meses de enero febrero y marzo de este año.

Trabajadores y ciudadanos dejaron saber que la alcaldía actuaba dentro de lo que parecía ser un plan de persecución en contra de la administración de la empresa cambiando los estatutos de la empresa y limitando el poder de decisión de la gerencia así como limitando el margen de maniobra financiera y presupuestal al punto que los trabajadores se encontraron de un momento a otro sin insumos para el tratamiento del agua, pero además sin herramientas, dotación ni elementos de bioseguridad.

De hecho la gerencia ya ha adquirido nuevos y modernos carros compactadores de basura que no han entrado en operación precisamente debido a esas limitaciones que la Junta Directiva en cabeza de la alcaldesa ha impuesto.

Ante la falta de soluciones al conflicto entre gerencia y alcaldía pero en general de un sistema afectado por los intereses politiqueros, de clientelismos, el reparto de puestos por votos y demás practicas propias de la corrupción al interior de muchas empresas públicas o de economía mixta,  además del no pago de sus salarios durante lo que va corrido del año 2021, los trabajadores programaron un cese de actividades en protesta gracias al cual el desembolso fue liberado dos días después, de manera parcial por la alcaldesa para cubrir los costos de enero y febrero.

El camino sindical

Pero la situación desnudó algo aún más preocupante y es la situación que han vivido los trabajadores del sector en esa ciudad del pacífico colombiano y la necesidad de dignificar su labor y su vida misma a través de la unión que hace fuerza y de la voz de protesta que visibiliza los atropellos.

John Freddy Muñoz, Vicepresidente de Sintraemsdes Nacional informó que se han adelantado contactos con el grupo de trabajadores para comenzar un proceso de orientación y asesoría que los conduzca a elevar el conocimiento de sus derechos y de los mecanismos con los que cuentan para lograr una mejor calidad de vida para ellos y sus hogares.

“Será un tema que nuestra Junta Directiva Nacional entrará a analizar para encontrar el camino más eficiente para que ellos superen esos problemas y, ¿por qué no?, para pensar en Sintraemsdes Subdirectiva Tumaco”, aseguró.

“Estaremos donde la clase obrera nos necesite”, finalizó Muñoz.

 

Descargar el Enlance completo en PDF